Blog

¿Has tenido una epifanía alguna vez?

Te ronda la cabeza la idea de resolver diferentes inquietudes a las que has intuido una salida. Un amigo llamaría a esto una epifanía, darse cuenta de repente de una idea. ¡Grandilocuente!

Como si te lo hubieran soplado al oído de una vez, porque nunca te lo habías planteado, se bosqueja hoy al despertar una idea luminosa, como una luz intermitente de atención.

Reflexionas íntimamente ¿será esta tu solución, una solución integral, que hace encaje a tus necesidades económicas, tu interés por contribuir a tu manera en nuestra sociedad, tu expresión personal a través de una actividad productiva, tu independencia de acción?

 

 

¿Y si emprendo? Emprendo un negocio :) 

Andas imbricada en otro proceso personal, transformacional, heavy: tu divorcio, que es quizás gracias a esta transición que te estás permitiendo centrarte en ti misma y realmente ocuparte de pensar como alcanzar una etapa de vida más satisfactoria.

Sientes esa chispa que comienza a prender una reacción corporal que te sorprende, de oportunidad, de alegría.

 

 

¿Qué hacer? Por donde investigo, profundizo en mi idea…

Según lo piensas te emociona, te mueve a fijarte en aspectos de tu entorno, en tus trayectos por la calle, en las conversaciones en la mesa de al lado en la cafetería mientras desayunas, en los artículos en que detienes tu vista escaneando novedades en la red… Como cuando no sabías estar embarazada, pero de alguna manera te fijabas en detalles en tu contexto en los que antes no reparabas y se confirmaron tus ilusiones.

Puedes sentir que, emprender ahora, es un proyecto vital que completaría ese otro gran reto: tus hijos que por cierto pronto necesitarán apoyo en formación, autonomía...

¡Y yo quiero ser su referente positivo! Me ha funcionado enormemente ser (yo) también para ellos, pensando en ellos y mis hijos me lo reconocen abiertamente ¡Me conmueven! Y agradezco a la vida este acierto para ellos con su educación (ser integra con unos valores).

 

 

La emoción me puede…

En este punto ya me he leído los artículos mejor rankeados sobre emprendimiento femenino para ver que se cuentan, aunque las estadísticas no tienen la fuerza de la pasión con la que necesitaría inspirarme. No sé quién puede ser un referente válido para mí, una mujer que me convenza con su ejemplo.

Sin embargo, ser parte de este cambio que sostenido avanza del emprendimiento femenino también es un estímulo que me prende.

He tomado notas de diferentes organizaciones que han desarrollado informes de emprendimiento para ir estirando del hilo conductor y realmente desarrollar esta inquietud, explorar esta posibilidad.

Lo cierto, lo real, es que no dispongo de demasiados medios económicos, pero confío en mí y eso es un puntazo ahora mismo.

Años atrás no era tan consciente de mi capacidad de enfrentar las situaciones, pero el propio proceso de divorcio ha sido un entrenamiento de reconocimiento que quiero seguir cuidando.

Tanto ruido en las rutinas pasivas cuando pretendo relajarme ante cualquier oferta en televisión, que no me interesa nada pero, como caigo a plomo dormida en cinco minutos, creo que me afecta relativamente tanta basura. ¡Eso me cuento por no molestarme en escoger alternativas que al menos nutran el alma! Y me ha venido la musa como un mantra:

 

LA EDUCACIÓN ES EL ARMA MÁS PODEROSA PARA TRANSFORMAR LA SOCIEDAD /        Nelson Mandela

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Posts Destacados

Si tienes un negocio digital !Atiende esta recomendación!

September 13, 2019

1/10
Please reload

Archivo
Please reload

!Sígueme!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Pinterest Icon